Vilató. 100 obras para un centenario

Vilató. 100 obras para un centenario

2021 Vilató

La Fuite avec le chien (1964-1965) © VEGAP, Madrid, 2021 
Información del evento
Lugar:
Sala de exposiciones del Museo Casa Natal Picasso
Dirección:

Plaza de la Merced, 13

Contacto:
Tel./fax: Tel. 951 926 060 / 952 217 626
Email: museocasanatalpicasso@malaga.eu
Inicio:
Finalización:
Presentación a los medios:

9 de noviembre, 11:00 h. Ver nota de prensa

Horarios y tarifas:

Consultar    (Jornada de puertas abiertas: 11 de noviembre)

Comisariado:

Xavier Vilató

Catálogo

Esta exposición forma parte del XXXIV Octubre Picassiano

 

VILATÓ. 100 OBRAS PARA UN CENTENARIO es un homenaje a Javier Vilató (Barcelona, 11.11.1921 – París, 10.03.2000) en el centenario de su nacimiento.

Los trabajos del que fue sobrino de Picasso —hijo de su hermana Lola y el neuropsiquiatra Juan Vilató—, serán mostrados bajo el mismo título y de forma simultánea en diversas sedes: Museo Casa Natal Picasso y Centre Pompidou Málaga (Málaga), Museo del Grabado Español Contemporáneo (Marbella), Museu Picasso (Barcelona) y Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Almoradí (Almoradí, Alicante).

Artista por derecho propio, tal como atestigua su presencia, y la de su hermano J. Fín, en la exposición del Centre Pompidou Málaga dedicada actualmente a los artistas españoles en París, Javier Vilató ―quien en vida fue amigo y benefactor del Museo Casa Natal Picasso― fue parte de la Escuela Española de París en su segunda generación, es decir, la del exilio.

Desde muy joven, Vilató se había iniciado en la pintura, con especial intensidad tras la visita de Pablo Picasso a Barcelona, acompañado por Olga Khokhlova, en el verano de 1933. La derrota republicana en la Guerra Civil lo arrojó, junto a su hermano Josep Fin, a los campos de concentración franceses. Ambos fueron rescatados por Picasso, que los introdujo en los círculos artísticos de París. Volvieron a Barcelona durante la  Segunda Guerra Mundial, donde prosiguieron su actividad, especialmente dedicada al grabado.

A partir de 1946, Javier Vilató se instaló definitivamente en París, desde donde desarrolló una carrera artística de proyección internacional, en la que casi ninguna técnica escapaba a su creatividad: pintura, grabado, ilustración de libros y revistas, cerámica, escultura, murales... Su obra está presente en las principales colecciones y museos del mundo.